Juana Yerga

Nacida en Badajoz, trabaja, teje y vende en C/ Carmen calzado, 3 Alcalá de Henares, Madrid (España).

Juana encuentra su estilo en la mezcla de lo tradicional y lo moderno, la música, el cine y el arte. Aunque se alimenta de las novedades que le ofrece la capital, Internet y canales especializados, le gusta mirar al lado más tradicional de esta labor, a la manera en que siempre se han hecho las prendas de punto.

Habiendo visto tejer a su madre desde siempre, sólo era cuestión de tiempo que a Juana le picara el gusanillo por esta actividad relajante y terapéutica para ella, y tras trabajar hace dos décadas en una tienda de lanas, aprovecha toda la experiencia adquirida en este campo para crear una marca que no sólo ofrece diseño sino también una técnica propia.

” Tejo desde que tengo uso de razón, mi madre, que también tejía, dice que solo me enseñó a tejer del derecho, todo lo demás lo aprendí de manera autodidacta, nunca asistí a clases. Por entonces no había internet, ni tutoriales. Así que para mí el punto siempre ha sido algo intuitivo y pasional. Durante 30 años tejí miles de prendas que las he vendido a amigas, vecinas, familiares, mercadillos, ferias, muestras de diseño independiente, mercados medievales, markets, festivales musicales  y puestecillos de todo tipo.

Todo esto, junto a lo que he aprendido desde que primero “Diseños Juanola” (mí marca de ropa y complementos especializada en punto y ganchillo) y después “Handmadeja” (mí tienda de ropa y complementos – Showroom) salieron a la luz, hacen que este proyecto sea lo más especial que he hecho nunca. No solo cada día aprendo alguna técnica más en relación a tejer, vender, relaciones comerciales, gestión de la empresa etc, gracias a las exigencias de llevar a cabo un proyecto de vida diferente, artístico, ético, pasional, con horario comercial (muy duro) voy mejorando en diversos aspectos de mí vida. Puedo afirmar que esta forma de vida es la que siempre desde muy pequeña quise tener y lo que me permite evolucionar y crecer, tanto profesional como personalmente.

Cuando decidí dejar mi trabajo fijo y embarcarme en mí propio negocio en plena crisis algunos familiares y amigos lo vieron arriesgado (y tenían razón…) Pero con el apoyo de mi marido y mí espíritu emprendedor de momento lo estoy consiguiendo, me hace estar despierta, creativa, feliz, encantada de tener un reto a superar cada día que me levanto y dar gracias por ser tan privilegiada”.